Otraparte

otraparte

La mayor enseñanza obtenida en un posgrado por el cual pagué lo que pagué, fue la frase de un profesor: “no me cambien la historia”.

Me vino a la mente con la polémica de Otraparte, al enterarme que en cuanto a la Casa Museo, la municipalidad pretendía “retomar su operación total”, es decir, excluir a la Corporación Otraparte.

Sería cambiar la historia, porque “retomar” significa, según la RAE, “volver a tomar, reanudar algo que se había interrumpido”. Antes de que la Corporación surgiera, la municipalidad tenía ese espacio abandonado. Mejor dicho, nunca lo tomó. El funcionario al que le ofrecían conducirlo creía que lo castigaban.

Lea además: El Teatro Municipal de Envigado se desploma

Antes de su apertura, alguien guardaba un carrito de frituras en plena sala, junto a escaparates colmados de objetos del escritor Fernando González. Esto evidencia el descuido de un lugar donde nada pasaba. Así, “reanudar (ese) algo (nefasto) que se había interrumpido” resultaría absurdo.

Los de la Corporación proponen crear una alianza entre Administración Municipal de Envigado, Comfama y Otraparte, para engrandecer la memoria del autor de Salomé… y mejorar la imagen municipal.

Celebramos la decisión tomada por la Alcaldía de renovar convenios para que Otraparte siga dirigiendo la Casa, aunque no sea mediante la mencionada alianza.

Le sugerimos: La divulgación cultural, en cama UCI

Por John Saldarriaga
saldaletra@gmail.com


Compartir