567-2

ENCONTRARSE A SÍ MISMO

¡Tremenda tarea la que tenemos entre manos diariamente! Y es una labor que no es aplazable, ni delegable. Irremediablemente hoy, mañana o en unos años, esto ocurrirá. Como lo dice la imagen, puede ser un encuentro feliz o amargo. Y nadie más que uno mismo puede hacer algo para que ello tome un destino u otro.

A mí, como a todos, también me ha llegado el momento de vérmelas cara a cara con mi propia realidad y con mi propia historia. Y ese encuentro a veces no ha sido nada grato. Sin embargo y a pesar de lo difícil que puede ser encontrarse con uno mismo y ver cosas que no querían verse, siempre existe una alternativa: pensarse diferente, construirse diferente y sentirse diferente. Hasta el último suspiro, eso es una posibilidad.

Y vos ¿ya te encontraste con vos mismo?


Compartir